• Artículos
  • Recetas
  • Mi Nutrición Favorita
  • Cambia tus hábitos

Cuáles son los beneficios del té negro

Autor: Herbalife Nutrition
Imágen del artículo

El té negro se produce a partir de la oxidación de las hojas verdes de la planta Camellia sinensis obteniendo como resultado un color negro oscuro. El proceso de oxidación se obtiene exponiendo a las hojas al aire húmedo rico en oxígeno. A diferencia del té verde, que se obtiene de la misma planta, pero no es expuesto a este proceso de oxidación.

Propiedades antioxidantes

Los antioxidantes ofrecen una seria de beneficios para la salud. El consumo de té negro beneficia a la disminución del daño celular en el cuerpo y esto podría ayudar a reducir del riesgo de una enfermedad crónica.

Beneficio cardiovascular

Además de las propiedades antioxidantes del té negro, la evidencia científica muestra que el consumo diario de té ayudaría a mantener los vasos sanguíneos con un normal funcionamiento. Esto, junto con una alimentación balanceada y una vida activa y saludable, podría contribuir a mantener el normal funcionamiento del sistema cardiovascular.

Cafeína del té negro

El té negro contiene cafeína en pequeñas cantidades, sin embargo, hay muchos factores que pueden influir en la cantidad de cafeína presente en una infusión de té negro. Entre estos factores se encuentran: el tamaño de la hoja, la temperatura del agua utilizada para hacer la infusión y el tiempo que se deja la hoja en contacto con el agua.  

Cómo almacenar té negro

Generalmente el té negro lo venden en bolsitas de té y hojas sueltas para el consumidor. Estas se pueden comprar en los supermercados, tiendas naturistas y tiendas especializadas en tipos de té natural.

El té debe almacenarse en un lugar fresco y con poca luz como por ejemplo un cajón de la cocina, despensa o armarios. Nunca guarde el té negro en frascos de vidrio porque la exposición a la luz daña el té con el paso del tiempo y también su sabor. Es mejor guardar el té en las mismas cajas del fabricante o recipientes frescos.

Cómo tomar el té negro

Hay muchas formas de preparar un té, y especialmente si es un té negro, por ejemplo, podemos preparar un té negro helado, caliente y también podemos añadir un poco de leche caliente. Los tés helados son fáciles de preparar y muy populares ya que se pueden consumir en cualquier momento del día, especialmente cuando queremos añadirle algo de energía a la jornada.

Tipos de té negro

Hay muchos tipos de té negros disponibles. Los diferentes sabores de té negro se pueden reconocer en función a su procedencia. Por ejemplo, la India, China, África son excelentes productores de té negro.

En los últimos años, han aparecido nuevos sabores de té negro, y esto debido a las mezclas de sabores como chocolate, vainilla, frutas tropicales, etc.

Diferencias con el té verde

La diferencia clave entre los dos tipos de té es que para la producción del té negro, este se somete a un proceso de oxidación y el té verde no. El proceso de oxidación es el proceso de exposición de la planta al aire libre. Mientras que con el té verde no es necesario realizar este proceso de oxidación y exposición.

El té negro y verde son las dos categorías más comunes de té y es muy probable que las personas en el mundo consuman estos tipos de té en algún momento de sus vidas, la diferencia en sabores es muy fácil de identificar ya que cada tipo de té tiene un sabor característico. No importa qué tipo de té elijas para beber, siempre tendrás la seguridad de obtener una deliciosa bebida.

Si quieres empezar en este mundo del té, recuerda que para preparar un buen té, debes dejar reposando el té negro con agua a temperatura baja, no tan caliente ya que puedes quemar las hojas y como resultado obtendrás un té con un sabor desagradable o amargo. Con 1 o 2 minutos de reposo más agua tibia, el té negro quedará excelente.